Traducir el menú del restaurante: su importancia

Está claro que en los últimos años ha aumentado la tendencia a viajar. Y no hablamos de viajar a las distintas ciudades del país de origen, sino por el extranjero. Es raro que una persona no haya salido de su país a conocer más mundo. Pero la gente no solo viaja para conocer otros países, viajan para conocer otras culturas y otras gastronomías. Es por ello que los restaurantes tienen mucha clientela extranjera que no hablan el idioma local. Por lo tanto, pueden llegar a encontrarse con situaciones incómodas en las que no pueden comunicarse bien con el cliente e, incluso, este llegue a irse sin consumir nada por la barrera del idioma. Esto podría evitarse con el simple hecho de traducir el menú del restaurante a otros idiomas.

Ventajas de traducir el menú del restaurante

Como ya hemos dicho, traducir el menú del restaurante puede tener ciertos beneficios, pero ¿cuáles son estas ventajas?

En primer lugar, y el punto más obvio, ayuda a atraer a los turistas. Traducir el menú del restaurante en algún idioma, permite promocionarlo en la entrada del local. Muchos turistas se verán atraídos por el simple hecho de poder entender el menú en cualquiera de los idiomas en los que este esté disponible y porque les hará sentirse más cómodos y seguros a la hora de pedir la comida.

Si esto hace que atraiga más turistas, habrá, obviamente, un aumento en las ventas. De hecho, los clientes atraen a más clientes. Cuando vamos a elegir restaurante en el que comer, solemos fiarnos más del que más clientes tenga.

Además, ayuda con la eficacia y la productividad. Si el restaurante no tiene el menú traducido, los camareros tendrán que explicar a los turistas qué es cada plato o, incluso, traducirles el menú entero en el momento. Esto supone una gran pérdida de tiempo y, por tanto, un servicio mucho más lento para los turistas y para las demás personas en el restaurante.

De hecho, se puede dar la situación en que la traducción o explicación que haga el camarero sea mala o confusa y puede llevar a un malentendido. Puede que sea un malentendido sin importancia que se pueda solucionar rápido, pero puede llegar a darse que el turista sea alérgico o intolerante a algún alimento y, por la difícil comunicación, coma ese alimento. Por lo tanto, traducir el menú del restaurante puede ayudar a evitar este tipo de situaciones.

Gracias a todos estos puntos, lo más probable es que el restaurante tenga muchas más reseñas buenas en internet y, además, se hable mejor y más del local. Lo que hará que aumenten los clientes y las reservas. Esto impactará en la imagen del restaurante, pues se suele pensar que cuanta más clientela tenga el restaurante mejor será su calidad y su servicio.

La importancia de una buena traducción

Pero no solo basta con traducir el menú del restaurante, esta traducción debe ser perfecta y no contener ningún error. Por lo tanto, es fundamental que la haga un profesional de la traducción y, si es posible, de la traducción gastronómica.

La traducción gastronómica es un tipo de traducción especializada, por lo que no la puede realizar cualquiera. Este tipo de traducción es algo complicada porque hay que tener muchas cosas en cuenta, sobre todo las diferencias culturales. No podemos hacer ni una traducción palabra por palabra ni hacer la traducción con traductores automáticos. Además, existen muchos términos y platos que no se pueden traducir a la lengua meta, son intraducibles. Esto pasa con muchos tipos de platos, pero, sobre todo, con los platos tradicionales. En este caso, hay que dar una explicación sobre los ingredientes y el proceso de preparación.

La mala traducción de un menú puede llevar a situación indeseadas para el restaurante. Muchas de los beneficios que hemos visto más arriba pueden no ocurrir o, incluso, ocurrir lo contrario.

Es fácil que lleguen quejas de los clientes cuando los platos que le lleguen a la mesa no concuerden o no se parezcan a los que se describían en la carta. Además, la traducción bien hecha es aquella que pasa desapercibida, pero una mala traducción se nota en seguida y llama la atención; por lo tanto, si esto ocurre, va a dar una mala imagen al restaurante.

No nos confundamos, un restaurante con una carta mal traducida va a seguir atrayendo turistas, pero, lo más probable, es que solo lleguen aquellos que no hayan buscado las reseñas del restaurante en internet. Aquellos que hayan decidido informarse sobre el restaurante verán una gran cantidad de malos comentarios hablando sobre la mala traducción de la carta y de las situaciones que se han dado por culpa de ello.

Por tanto, aunque traducir el menú del restaurante tiene muchas ventajas, estas se pueden perder rápidamente por una traducción hecha por un traductor automático o por alguien que no sea profesional de la traducción gastronómica. Y ya no solo podrían perderse estas ventajas, pero la imagen y reputación del restaurante se podrían ver afectadas negativamente.