Traducción Jurada: Ventajas y beneficios

La Traducción Jurada es aquella que se realiza a documentos que deben tener una validez legal. No se trata de documentos de carácter jurídico, sino de textos que tienen que demostrar su veracidad, fidelidad y exactitud. Para que un texto sea considerado una traducción jurada, debe llevar la firma y el sello de un Traductor Jurado. La firma y el sello acreditan la fidelidad y exactitud de la traducción del documento en cuestión. Asimismo, certifican que el traductor es un Traductor-Interprete Jurado titulado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

Pero ¿qué es un Traductor Jurado? El Decreto 724/2020, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación establece que «los Traductores Jurados y los Intérpretes Jurados son profesionales a los que el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación ha otorgado sus respectivos títulos tras la superación de los exámenes o, en su caso, la acreditación del cumplimiento de los requisitos que disponga al respecto la normativa vigente […] para la obtención del título mediante el reconocimiento de cualificaciones profesionales […]». Es decir, solo quienes hayan superado las pruebas pertinentes tendrán un carnet para ejercer como Traductores e Intérpretes Jurados.

Traducción jurada: ¿cuál es el proceso para convertirse en un Traductor-Intérprete Jurado?

La Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título Traductor-Interprete Jurado establece los requisitos para poder presentarse a las pruebas (ser mayor de edad, tener nacionalidad española o de otro Estado miembro de la UE, del Espacio Europeo o de Suiza y tener título español de Grado o Licenciatura, o título correspondiente a nivel 2 o 3 del Marco Español de Calificaciones para la Educación Superior) y en qué consiste el examen. Este está formado por tres pruebas de carácter eliminatorio:

  1. Un examen tipo test de 50 preguntas en castellano sobre gramática y terminología;
  2. Tres traducciones:
    1. Traducción sin diccionario al castellano de un texto literario, periodístico o ensayístico en el idioma en el que se presente el candidato.
    1. Traducción sin diccionario al idioma en el que se presente el candidato de un texto literario, periodístico o ensayístico en castellano.
    1. Traducción con diccionario (no pueden ser electrónicos ni glosarios hechos por el candidato) al castellano de un texto jurídico o económico en el idioma en el que se presente el candidato.
  3. Examen de interpretación consecutiva y, si el tribunal lo considera necesario, un diálogo con el aspirante en castellano o en la lengua en el que se presente.

Que solo aquellas personas que hayan superado todas estas pruebas puedan ejercer como Traductor e Interprete Jurado asegura la calidad de su trabajo. Además, este tipo de traducción es la más regulada por el estado español al estar legislada por diversos decretos y órdenes, entre ellos, el Real Decreto 724/2020, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, que modifica el Real Decreto 2555/1977, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores. Este decreto establece que la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación:

  • es el responsable de la traducción e interpretación de la Administración General del Estado;
  • es competente de traducciones en diversos al castellano y a lenguas extranjeras de diversos tipos de documentos especificados en el Decreto;
  • no está obligada a traducir ni revisar traducciones que por antigüedad o características de su letra sean ininteligibles;
  • es el órgano de comunicación con las instituciones competentes en materia de traducción e interpretación de lenguas de la Unión Europea, de organismos internacionales y de otros países.

Traducción jurada: sello y firma del traductor

Además, en su Anexo I establece el modelo de sello y firma que deben seguir todos Traductores Jurados y que deben poner en todas las traducciones juradas que realicen:

La Traducción Jurada es la especialidad de traducción más segura que existe en España, pues es la más regulada. Aunque los traductores trabajen como autónomos, responden ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

En resumen, podemos decir que entre los beneficios de la Traducción Jurada encontramos la gran fidelidad al texto original, el respaldo legal que tiene por parte del Estado, la capacidad para realizar una buena traducción jurada demostrada de los Traductores Jurados y, por último, la validez legal de estos textos.

Bibliografía

Real Decreto 724/2020, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. Boletín Oficial del Estado. Madrid, 6 de agosto de 2020, núm. 212, pp. 64980-64989.

Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título Traductor-Interprete Jurado. Boletín Oficial del Estado. Madrid, 15 de noviembre de 2014, núm. 277, pp. 93877 a 93884.

Real Decreto 2555/1977, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores. Boletín Oficial del Estado. Madrid, 8 de octubre de 1977, núm.  241.